El extraño caso de las firmas regulares

Se cumple estos días un año del divertido y estupefaciente caso de las firmas por un referéndum para el Estatuto de Cataluña recogidas por el Partido Popular.

El 16 de febrero de 2006, el PP instaló en su página web un contador que mostraba la evolución de la recogida de firmas en tiempo real. Siendo estos datos tan públicos, transparentes y manualcanzables, unos cuantos chicos con conocimientos en programación no pudieron resistir la tentación de comprobar la veracidad del sistema. Así que se pusieron manos a la obra y programaron un script en PHP que se conectaba cada 15 segundos a la web del partido y descargaba toda la información, almacenándola en un log.

No piense el lector que hicieron esto porque sospecharan algo, pero los chicos empezaron a comprobar que los firmas registradas seguían un patrón regular conforme a la hora del día, y algo les olió mal.

Habiendo ya llegado a la conclusión de que era un robot programado lo que mostraba el número de firmas supuestamente real que los buenos “ciudadanos de izquierdas y de derechas” iban registrando en la web,  decidieron seguir recogiendo datos a ver qué pasaba. Lo lograron con cierto esfuerzo pues un día después de hacer su primer post público comentando el engaño, el PP decidió retirar el acceso público al contador web. Observaron fenómenos paranormales, dignos de ese pseudoprograma del canal Cuatro, que incluían desfirmas de un ritmo de hasta 9.000 por minuto hasta borrar 89.000 firmas, seguidas de un récord de 91.000 firmas en 15 segundos para contrarrestar el error informático del robot, temporadas sin recoger ni una sola firma, días de hasta 145.000 firmas o errores de conteo que se repiten regularmente entre días. La cosa pasó de castaño a oscuro y, excitados por el cachondeo, firmaron ellos mismos mediante otro programa en más de medio millón de ocasiones.

Tenéis los gráficos, el log, el script que utilizaron y todos los datos actualizados en su web, el Pitido Popular. Esta (mal programada) obra de ingeniería popular permitió al osado Acebes salir en público para proclamar lo que “no tenía precedentes en la historia de la democracia”: casi cuatro millones de firmas clamando por un referéndum por el estatuto catalán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s