Lo racional no tiene quien lo suscriba

Y luego nos reímos de la Justicia estadounidense: aquí, en España, una curandera que engañó a los hijos de un enfermo terminal para curar a su padre, enfermo de cáncer con metástasis, a cambio de 18.000 euros y un pájaro (sí, el pago del pájaro era imprescindible), ha sido absuelta porque, según la sentencia, el ciudadano medio debe conocer los efectos del cáncer y no se puede alegar confianza racional en poderes paranormales.

Dejando a un lado que sólo el PubMed dispone de 163.351 artículos conteniendo la palabra “cáncer” (lo que no implica que sean todos los relacionados), y que se podría acaso discutir acerca de la cantidad de conocimiento que un médico medio (no especialista) tiene acerca de esta patología, la sentencia, traducida a fríos guarismos, implica que los aproximadamente dos millones de ciudadanos medios que se tragan Cuarto Milenio, y los otros tantos millones que no se lo tragan pero llaman periodista a Iker Jiménez; los millones que apoyan la homeopatía o reniegan de la medicina tradicional; los millones de personas que, en fin, son tan estúpidos que se dejan timar, no tienen cobertura en caso de engaño.

Resulta que en España los tontos no tienen derecho a la justicia y los listos no tienen derecho a la ignorancia, en este caso médica.

Pones una placa, criticas la medicina tradicional, y a vivir, que la Justicia te ampara.

Visto en Por la boca muere el pez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s