Votadnos todos (y todas)

Ya habíamos comentado en este blog otros desfalcos contra el idioma que en Galicia estaba cometiendo el nuevo Gobierno. Pero la pandemia lingüística en la política no se detiene ahí. Se me había quedado en el tintero un nuevo engendro, adalid de las (peligrosas) hordas de lo políticamente correcto, que si bien no es propiedad privada de los partidos políticos, sí es abanderado de muchos, en especial de partidos progresistas (aunque para no faltar a la verdad, todos se alistan al ejército para acarrear unos cuantos votos). Hoy lo he recordado gracias a un comentario.

Me estoy refiriendo por supuesto al desdoblamiento de géneros en los sustantivos y adjetivos animados: los trabajadores y las trabajadoras, los y las jóvenes o, en su versión más estrafalaria, l@s cuidadan@s, con arroba. Este episodio de sequía de escrúpulos para maniatar a la lengua que les da qué hablar en nombre del progreso (sic) no es nuevo como dije antes; más bien corresponde a una moda reciente. Lázaro Carreter ya lo había comentado en uno de sus dardos en la palabra hace algunos años. También Álex Grijelmo, de quien ya hablamos en este blog, dedicó algunos artículos al asunto. Pero cada vez se ve más y más, sobre todo en los eslóganes y adagios de discursos políticos. El periodismo por el momento se salva de la quema, o al menos aún no he tenido yo la ocasión de leer alguna tontería del tipo: “los profesores españoles y las profesoras españoles se quejan del trato de sus alumnos y sus alumnas”.

Como cabalmente explica la RAE (¿necesita explicación?) este uso del masculino se basa en la ley de economía lingüística que rige el idioma y no es en ningún caso discriminatorio. Esa misma ley que nos hace sospechar (sin ser adivinos) que las terminaciones en -ado o el signo de apertura en exclamaciones podrían desaparecer de nuestro idioma en el futuro. Ese misma ley que parece ser la que se aplica en el uso de la arroba para no caer en ridículos como el rótulo antes comentado.

Pero sucede que la arroba es una unidad de masa y su símbolo es @. Recientemente se ha empezado a utilizar en informática y otros campos para abreviar la preposición inglesa at (en). Se forma a partir de la preposición latina ad, por lo tanto a partir de una letra a y una letra d. La o masculina no entra en el juego. Supongo que los partidarios del androcentrismo no podrán opinar sobre esta falta de masculino en la arroba porque están fuera de la dictadura de lo políticamente correcto.

El idioma no se cambia a machetazos. Primero, porque la propia lengua no lo permite; segundo, porque quienes intentan ablandarlo a golpes (últimamente los políticos) suelen tener poca idea de lo que están diciendo.

5 comentarios en “Votadnos todos (y todas)

  1. Somera estupidez esa de intentar asociar el partidismo y la conveniencia politica al uso de la “@” en determinadas palabras que pueden ser atribuidas a los dos generos , el fin politico puede ser ese , pero habra otro tipo de gente que lo utilice y no con esos fines.Si el termino masculino se usa para “economia lingüistica” (lo cual comprendo totalmente) , no veo porque no se puede usar el simbolo “@” en lugar de la “o” y la economía suele ser la misma y dejamos contenta a la parte de la poblacion femenina que reivindica que se le excluye, antes se escribia todos/as . Despues , decir que el lenguaje si que se cambia a machetazos , poco a poco pero a machetazos , por eso son aceptados terminos que antes no lo eran y seguiran siendo en beneficio de que el lenguaje lo haga la gente y el diccionario lo recoja, lo clasifique y no al reves.

  2. Las estupideces, si son someras, mejor que si son profundas. Dos veces buenas que diría Gracián.

    Son sólo los partidos y las asociaciones políticamente correctas las que hacen ese uso; nunca me lo he encontrado en un texto técnico o una novela seria (algún ¿palet@? como Lucía Etxeberría acabará por hacerlo). Usar un símbolo que no tiene que ver con el género de las palabras en lugar de la letra o es efectivamente un machetazo al idioma, más aún teniendo en cuenta que no tiene razón de ser. Y el español gracias a Dios no se cambia a machetazos. Algún que otro idioma como el gallego o el alemán, que no disponde de Real Academia, sí ha sufrido algún que otro mandoble político. Claro que así les va a ambos.

    La política (correcta) es la política (correcta), y el idioma es el idioma.

  3. Tiene una relevancia total en el mundo el uso de la arroba para designar ambos generos , se deberia modificar la ley para que aquellos que la usen sean crucificados o les sean puestas unas orejas de burro por usar un simbolo que no tiene que ver con el genero de las palabras. Mientras el resto de la gente seguimos entendiendo que es una manera de ser politicamente correcto y que para nada nos molesta.

  4. En esta entrada no se le asignó un grado de relevancia al hecho. Aunque que la marea de lo políticamente correcto quiera meterse en lingüística a cambio de unos cuantos votos o de mostrar pseudoprogresismo es por lo menos digno de ser comentado.

  5. La dignidad de los comentarios sobre este hecho no ha entrado en tela de juicio ni ahora ni nunca . Valorando lo que sucede en el mundo o en España ahora mismo , si que se queda un poco escasa la relevancia del hecho de la arroba , esa es mi valoracioón sobre el asunto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s