Las mejores teorías de la conspiración

Algunos están tomados del artículo de la revista Wired The Best Conspiracy Theories, otros son una selección personal de mis favoritas.

  • La NASA nunca aterrizó en la luna. Las buenas noticias es que el número de creyentes ha descendido del 33% al 6% desde 1970.
  • El gobierno estadounidense coordinó los atentados del 11-S. La bibliografía es eterna. En este blog hemos comentado ya el documental Zeitgeist.
  • El príncipe Carlos ordenó el asesinato de la princesa Diana. Precisamente el juicio para zanjar este tema se ha producido en Inglaterra hace apenas unas semanas.
  • Los judíos dominan el mundo. Hay miles de versiones: que Wall Street y Hollywood son dirigidos por ellos o que coordinaron los atentados del 11-S (¿hubo algún muerto judío? ¡no!). Es probablemente la más antigua de todas, fue utilizada por los nazis para justificar su holocausto.
  • La cienciología maneja Hollywood.
  • Los laboratorios médicos impiden el desarrollo de medicinas alternativas. Para preservar el monopolio de la medicina tradicional
  • Paul McCartney murió y fue reemplazado por un doble. El sustituto no debe estar muy contento con los 30 millones de euros que deberá pagar a Heather Mills por su divorcio…
  • El SIDA fue creado por la CIA. Para acabar con los homosexuales.
  • No existieron las cámaras de gas durante el holocausto judío. Esta teoría tomó mucha fuerza hace un par de décadas a partir de unos artículos del profesor francés Faurisson.
  • El pollo frito causa esterilidad en hombres afroamericanos. Originada por el KKK.
  • Una raza de reptiles, disfrazados de humanos, maneja el mundo. Entre ellos, George Bush y la familia real británica. A mí me parece la más creíble.
  • Los Illuminati manejan el mundo.
  • Los campos de concentración serbios en Bosnia fueron trucados para acabar con Milosevic. No hacía falta porque Milosevic ya acabó con sí mismo.
  • La banda terrorista ETA organizó los atentados del 11-M en España. Muchos periódicos nacionales apoyaron y siguen apoyando esta teoría.
  • Elvis sigue vivo. El hoax de que alguien fingió su propia muerte es uno de los más clásicos.

26 comentarios en “Las mejores teorías de la conspiración

  1. Hay varios que no conocia , y otros en cambio como el de Milosevic que por lo que he leído hay muchos indicios de que sea cierto que lo mataron y no que se suicido.
    Por otro lado cambiaría mi dinero por el de PAul Macartney y su facilidad para conseguirlo por la mia , es un señor que ha envejecido y se ha convertido en señora , como Pertegaz por ejemplo….

  2. Pues yo la que no sabía era la teoría de que a Milosevic lo mataron. Con la de Serbia me refería a un documental que sacaron sobre un campo de concentración serbio que parece ser que era un montaje para desacreditar a Milosevic (como si necesitase más descrédito por otra parte).

  3. Yo lei un libro “el club bilderberg” creo que se llamaba , y aunque la tematica principal no es la de Milosevic , hace referencias y dice una serie de “verdades” sobre Lo que paso en la ex Yugoslavia y de los beattles por ejemplo…tan interesantes algunas cosas , pero no es un gran libro….

  4. No no , es de un periodista ingles o americano o no se de donde , no es de ninguna mujer…..dejame que mire en la wikipedia………Estulin, Daniel , este es el autor…

  5. Menos mal, porque del libro de Martín leí una crítica en Devaneos y ya se me estaba quitando el hipo. Aunque supongo que el de Estulín será del estilo: es canadiense pero vive en España desde hace mucho; debe ser, como Martín, de la banda de los que van a las manis de la AVT con banderas del aguilucho, y que escriben que lo masonazos deciden si nos vamos a levantar cada mañana, como el COPE y LD César Vidal, alias “a los extranjeros se les deporta; a ellos y a sus familias”, que tiene una bibliografía eterna sobre teorías de la conspiración masonas.

    Esto de los Bilderberg tiene pinta de otra versión más de la macroconspiración general “el grupo X domina el mundo”: los masones o los judíos según la derecha, los grandes banqueros o George Bush según la izquierda. Yo me quedo con la raza de lagartos alienígenas.

  6. Burlarse del concepto de conspiración demuestra falta de entendederas. Conspirar es la cosa más normal del mundo. Pescar o cazar (un pájaro o un león) es conspirar, y no se hace de frente. De frente sólo se va cuando la victoria es segura y fácil.

    En efecto, todo el mundo occidental es un único país, una dictadura monetaria estructurada en forma de pirámide, con la banca internacional judía arriba del todo, controlando la corporación de la Reserva Federal, un banco privado que es la autoridad monetaria de EE.UU., y el dólar es la moneda del imperio, con la que se sojuzga al mundo desde el final de la 2ª Guerra Mundial, so pena de enviar al ejército a “liberar” al país de turno.

    Por cierto, ¿qué holocausto?:

    http://christianparty.net/holocaust.htm

    Los holocaustos reales que conozco yo no tienen museos, películas ni días internacionales de conmemoración. El siervo siempre ha tenido que llorar los muertos del amo más que a los propios muertos.

  7. Milosevic tiene el descrédito unánime de la “prensa internacional”, toda obedeciendo al mismo amo. A lo mejor prefieres un país islámico en Europa (Kosovo), apoyado por Yanquilandia.

  8. Dime la verdad, qbit, tú te has visto Zeitgeist entera, ¿eh?

    Por cierto, con “prensa internacional” a cuál te refieres: ¿a la croata? ¿la bosnia? ¿la americana? ¿la francesa? ¿toda responde al mismo amo?

  9. Anda, además de creacionista, racista y nacionalista, nos ha salido negacionista del holocausto judío. Las tiene todas el chaval.

  10. Hola ecuación, la conspiración es “no llegar”. El mail lo encuentras en la página de contactos, pero ya queda dicho, esta semana pongo el link a tu blog.

    Saludos!

  11. HAGA SU PROPIA TEORÍA DE LA NO-CONSPIRACIÓN

    Para refutar las teorías conspiratorias se pueden usar las siguientes medios:

    Una forma de refutarlas serían usar argumentos racionales sobre la posible existencia o no de una conspiración determinada. Esto, sin embargo, tiene una serie de inconvenientes: a) eso de razonar es muy cansado. b) además hay que examinar todas las teorías conspiratorias una por una. Además, algunos escépticos le tienen aversión a usar razonamientos. c) Además algunas teorías conspiratorias no se pueden refutar racionalmente porque son verdaderas.

    Por eso es mejor usar los métodos siguientes:

    Use continuamente las palabras “paranoia”, “conspiranoia”, etc…

    Haga burlas y sarcasmos (pero no razonamientos) sobre la teoría.

    Aprenda a decir: “¡Ay que risa! ¡La CIA!”. Practique hasta conseguir el tono de voz adecuado.

    Haga una lista de las teorías conspiratorias más ridículas y compárelas con las teorías conspiratorias que quiera refutar.

    Diga que todos los que creen en la teoría conspiratoria están locos. Dígalo aunque resulte que el 80 % de la población esté loca y los psiquiatras no lo hayan diagnosticado.

    Por supuesto, nunca debe mencionar las teorías conspiratorias que han resultado ser ciertas. Si alguien menciona una conspiración que realmente ocurrió, niegue que fuese una conspiración. Si consigue cambiar el significado de las palabras con suficiente habilidad, tiene mucho ganado. Recuerde los dos principios siguientes:

    Si es una conspiración, no ha ocurrido.
    Si ha ocurrido, no es una conspiración.
    Si sabe manejar adecuademente estos dos principios, podrá triunfar en las controversias.

    Nunca mencione el significado jurídico de la palabra conspiración. Ya se sabe que los legisladores, profesores de Derecho Penal, jueces, fiscales y abogados son todos unos conspiranoicos.

    En el peor de los casos, debe usted decir: Donde dije digo, digo Diego. “Pero si yo no he dicho nunca que no existan las conspiraciones.”

  12. El incendio de Roma no ha sido un internum laborem (trabajo interno). Conspiranoicus, que sois unos conspiranoicus.
    — Nerón hablando sobre el incendio de Roma

    Alemania no está konspiranden para invadir Polonia. Eso es una ridiculen teorien konspiratorien que solamente creen unos cuantos chifladen konspiranoiken.
    — Adolf Hitler una semana antes de invadir Polonia

    El Gobierno de España no tiene ninguna implicación en el asunto del GAL. No hay pruebas ni las habrá. Conspiranoicos, que sois todos unos conspiranoicos.
    — Felipe Gónzalez cuando procesaron al policía José Amedo por su participación en el GAL

    ¿Qué en Auschwitz pasan cosas raras? Vamos, no seas conspiranoico.
    — Un judío hablando con otro judío, cuando ambos están en el tren camino de Auschwitz

    Las máquinas somos muy de fiar
    — HAL 9000 en una de sus charlas con Dave

    La muerte de Giacomo Matteotti no fue un Inside Job. Todas esas bobadas conspiratorias no tienen ningún fundamento. El movimiento por la verdad del 11 de junio (fecha de la muerte de Matteotti) sólo está formado por chiflados conspiranoicos.
    — Benito Mussolini en el Parlamento en 1924 hablando sobre el asesinato de Matteotti

    Las Madres de la Plaza de Mayo son todas unas chifladas conspiranoicas.
    — Militar argentino hablando sobre los desaparecidos

    Señor juez: no sea usted conspiranoico. ¿No se ha enterado de que las conspiraciones no existen?
    — Abogado defensor de una persona acusada de conspiración

    ¡Soy inocente¡ ¡Soy inocente! El juez me ha condenado por conspiración. Y está completamente demostrado que no existen las conspiraciones. El juez es un conspiranoico.
    — Uno de los muchos presos condenado por un Tribunal por conspiración.

    ¡Ay, que risa! ¡Claro, la CIA!
    — Escéptico con sus “argumentos”.
    Y si la CIA de verdad nunca ha hecho nada, ¿para qué existe? ¡Qué forma más tonta tiene la Administración de EE UU de gastar el dinero!

    ¡Ay, que risa! ¡Claro, el KGB!
    — Escéptico siguiendo con sus “argumentos”.

    ¡Ay, que risa! ¡Claro, la Gestapo!
    — Escéptico aleman con sus “argumentos”.

    Los conspiranoicos forman parte de una conspiración destinada a hacernos creer que existen las conspiraciones.
    — Escéptico hablando de la conspiranoia

    ¿Una rebelión de militares? No seas conspiranoico, por favor.
    — Un hombre hablando a otro el 16 de Julio de 1936 en España

    ¿Una rebelión de militares? No seas conspiranoico, por favor.
    — Un hombre conversando con otro y citando a un español el 10 de Septiembre de 1973 en Chile

  13. Lameculinoico

    Lameculinoico (del español lameculos y paranoico). Se dice de la persona que es un borrego sensata y razonable y se da cuenta de que los gobiernos, organizaciones y empresas son buenísimos y nunca cometen fraudes ni conspiran.

    Un chiflado lameculinoico sabe que, por alguna extraña razón, los gobiernos y empresas solamente pueden planificar cosas buenas pero nunca pueden o nunca tienen interés en planificar cosas malas o delictivas. Un chiflado lameculinoico, por tanto, sabe que las personas condenadas por conspiración por los Tribunales han sido víctimas de un error judicial. Es la mala pata de que les tocase un juez magufo.

    Historia [editar]El asesinato del presidente de EEUU John F. Kennedy provocó una respuesta del público sin precedentes. En vez de creerse como buenos borregos la versión de la Comisión Warren, muchos ciudadanos tuvieron la extraña e insólita idea de que tal vez hubiese algo más en el asesinato. Cría cuervos y te sacaran los ojos. Unos ciudadanos que no se creen a pies juntillas lo que dicen las versiones oficiales son muy malos y muy traviesos.

    Estos chiflados lameculinoicos que aparecen en la imagen saben que los gobiernos son requetebuenos y nunca conspiran.En búsqueda de respuestas a tal pregunta, hubo una serie de sociólogos y psicólogos que tomaron interés por las teorías conspirativas, que consisten en que un ciudadano tenga la absurda y ridícula idea de que le están mintiendo. ¡Con lo requetebuenos que son los políticos!

    En búsqueda de soluciones, surgieron varios chiflados lameculinoicos. Uno de ellos fue Daniel Pipes. Este chiflado lameculinoico usa frecuentemente el término “teoría conspirativa”[1]. Pues bien, incluso él reconoce que algunos informes los hizo por encargo de la CIA[2].

    Es obvio que la CIA es requetebuena y se preocupa por los ciudadanos. Por eso quería combatir las creencias irracionales, tales como las teorías de conspiración sobre Kennedy. Sin embargo, la CIA jamás ha intentado combatir creencias irracionales de verdad, tales como la Astrología. Alguna persona suspicaz y malintencionada (lo contrario de un borrego buen ciudadano) podría decir que si la CIA se preocupó de dichas teorías fue, precisamente, porque dichas teorías no eran en absoluto irracionales.

    El informe de la comisión Warren ha sido contradicho por el Comité Selecto de la Cámara sobre Asesinatos, establecido en 1976, que en su informe final concluye que el presidente John F. Kennedy fue probablemente asesinado como resultado de una conspiración. O sea, que al final incluso una comisión oficial aceptó la probabilidad de una conspiración. O sea, que los chiflados lameculinoicos resultaron ser más oficialistas que lo oficial. Igual que otros son más papistas que el Papa.

    Pero si ya existe la palabra “conspiranoia” algo habrá que hacer con ella. Durante siglos los Tribunales han condenado a personas por conspiración. Pero desde que se inventó la palabra “conspiranoia” ¡ya no existen conspiraciones! ¡Qué bien! Fue estupendo dar con tan fabuloso invento para evitar tanto sufrimiento.

    Características [editar]Los chiflados lameculinoicos tienen una visión simplista del mundo; todas las personas se dividen en tres grupos:

    1. Divulgadores de la teoría conspirativa. Muy requetemalos y que sólo pretenden hacer negocio vendiendo libros.

    2. Negadores de la conspiración (o sea ellos). Un grupo de idealistas bondadosos, que salvan a la opinión pública de teorías absurdas.

    3. Chiflados. Personas que, por patología mental, creen en la teoría conspirativa. Esto lleva en ocasiones a ampliar la cantidad de gente con trastorno mental, llegando incluso a afirmar que un porcentaje altísimo de la población está loca.

    Los chiflados lameculinoicos tienen un sistema cerrado de creencias. La negación de la conspiración es una fe incommovible. Para reconocer la existencia de la conspiración piden que haya, desde el primer momento, pruebas completas y perfectas y que, además, se tenga un conocimiento perfecto y completo de todo lo que ocurrió.

    Pero para un chiflado lameculinoico nunca habrá pruebas suficientes: si se le ofrecen pruebas, no reconocerá que son pruebas o pedirá más pruebas todavía, indefinidamente. Igualmente pedirá un conocimiento completo de todos los detalles de la conspiración. La negación de la conspiración se vuelve así un enunciado infalsable. En cambio, para aceptar la versión oficial no pedirá pruebas perfectas ni conocimiento completo.

    Además, nunca acepta la duda como un estado intermedio entre la afirmación y la negación. Si las pruebas no son suficientes, no le vale con decir: “Pudiera ser. Se debería investigar.” No, si no hay pruebas suficientes, para ellos eso equivale a la negación de la conspiración. Y recordemos que para un chiflado lameculinoico las pruebas que haya nunca serán suficientes y él siempre pedirá más.

    Los chiflados lameculinocios suelen recurrir a un argumento circular: ¿Cómo sabemos que la teoría conspirativa carece de fundamento? Porque los que la sostienen están locos. ¿Cómo sabemos que los que sostienen la teoría conspirativa están locos? Porque sostienen una teoría absurda.

    Las creencias de un chiflado lameculinoico son una cuestión de fe. No hay ninguna prueba, de ningún tipo o cantidad, que pueda convencer de su error a un chiflado lameculinoico. Su fe se encuentra instalada al margen de la realidad y de la razón.

    Actividades de los lameculinoicos [editar]Un buen chiflado lameculinoico que se precie se dedica principalmente a las siguientes actividades:

    Usar argumentos ad hominem contra los que creen una teorías de conspiración. Dentro de esta argumentación ad hominem están las siguientes.

    Repetir continuamente las palabras “paranoico”, “chiflado”, “lunático”, “conspiranoico”, etc…

    Entrenarse continuamente para decir la frase: “¡Ay que risa! ¡La CIA!”, procurando conseguir el tono de voz adecuado.

    Hablar continuamente de la Navaja de Occam, aunque no tenga nada que ver.

    Asegurar, aunque sea mentira, que el que cree en una teoría conspirativa también cree en todas las demás.

    Pedir a los partidarios de una teoría de conspiración pruebas perfectas y completas y un conocimiento exacto y completo de lo que ha ocurrido, cosas que, por supuesto, jamás se exigen a los partidarios de la versión oficial.

    Recordar especialmente las teorías conspiratorias con menos fundamento y olvidar todas las demás.

    Un buen chiflado lameculinoico debe saber actuar como un camaleón. Si es necesario debe saber decir: “Donde dije digo, digo Diego”.Entrenarse en ser un experto en la ambigüedad y el doble sentido.

    Imitar a los camaleones. En cuanto a las conspiraciones que sí han ocurrido, cuando no hay más remedio, decir: “Donde dije digo, digo Diego. Si yo no he dicho nunca que no existan las conspiraciones.”
    No recordar o recordar lo menos posible las teorías conspiratorias que luego han resultado ser verdad.
    Negar rotundamente que, a partir de ahora, pueda descubrirse alguna nueva conspiración, aunque en el pasado se hayan descubierto muchas.
    Argumentos de los lameculinoicos [editar]El argumento favorito de los chiflados lameculinoicos es el llamar al oponente “chiflado conspiranoico”. Esto, es, evidentemente, un argumento ad hominem. Hay dos clases de lameculinoicos: los que usan este argumento preferentemente y los que lo usan únicamente.

    ¿Y cómo se llaman los que creen en menos conspiraciones de las que hay realmente? ¿hipoconspiranoico? ¿aconspiranoico? ¿paranoico de la no-conspiración?

    Cualidades de los lameculinoicos [editar]Los chiflados lameculinoicos suelen tener estas cualidades:

    1. Arrogancia, prepotencia y una mala leche increíble.

    En vez de argumentar, se dedican a argumentos ad hominem y a ridiculizar.

    2. Implacabilidad.

    Insisten continuamente en la no existencia de la conspiración. Todo sus argumentos lo resumen en la expresión “chiflado conspiranoico”.

    3. Poca aptitud para responder preguntas.

    Son muy pobres en sus respuestas a preguntas sobre incoherencias de la versión oficial.

    4. Repetición continua de ciertas frases hechas.

    Por ejemplo, “chiflado conspiranoico”, “¡Claro, la CIA!”, etc…

    5. Falta de habilidad de entender la Navaja de Occam, que mencionan continuamente sin venir a cuento.

    6. Incapacidad absoluta de detectar o reconocer ninguna incoherencia ni imposibilidad en la versión oficial.

    7. Memoria selectiva para recordar solamente las teorías conspirativas con menos fundamento.

    8. Presumir de pensamiento crítico cuando nunca lo aplican a los políticos. Antes al contrario, tienen una adhesión servil e incondicional a la versión oficial.

    9. No son capaces de recordar una teoría conspirativa que luego ha resultado ser verdad. Si se les recuerda, recurren al “donde dije digo, digo Diego”.

    10. Son muy entusiastas declarando las teorías conspiratorias sin fundamento aunque no tengan razones para hacerlo.

    11. Niegan rotundamente incluso la posibilidad de la conspiración, sin ni siquiera examinar las pruebas, no importa cuantos precedentes históricos haya.

    12. Extrema sencillez.

    Los chiflados lameculinoicos resuelven todas las controversias de forma muy sencilla, recurriendo sólo a dos palabras: “chiflado conspiranoico”.

  14. Qué pesadez con las Madres de la Plaza de Mayo! Son unas iluminadas soberbias que se creen destinadas a una misión providencial. ¡Y qué suspicaces! ¡Siempre dando la lata! ¡Qué pelmas! ¡Y creen que Elvis vive! Son unas chifladas conspiranoicas.
    — Jorge Rafael Videla hablando de las Madres de la Plaza de Mayo
    Maestro, no seas conspiranoico, por favor. ¿Qué uno de nosotros te va a traicionar? ¡Ay, que risa! Seguro que uno está pagado por la CIA, el KGB y el Sanedrín. Y a lo mejor Elvis está vivo, no te fastidia.
    — Judas durante La Última Cena.
    La Navaja de Occam demuestra que el incendio del Reichstag no fue obra del Partido nazi. ¡Konspiranoiken, que sois todos unos konspiranoiken!
    — Adolf Hitler hablando sobre el incendio del Reichstag.
    Yo nunca he usado argumentos ad hominem contra esos despreciables y chiflados conspiranoicos, que creen todos que Elvis está vivo.
    — Escéptico hablando de la conspiranoia.
    Bueno, en fin, tal vez hay que reconocer que la CIA ha hecho alguna que otra cosa mala. Pero ya no más. A partir de ahora ya nunca más se va a descubrir nada malo hecho por la CIA. Os lo prometo por la Navaja de Occam.
    — Portavoz de la CIA hablando con cuidado para que no se le escape la risa
    Donde dije digo, digo Diego.
    — Escéptico hablando de sus artículos sobre conspiranoias.
    Bueno, ejem, a lo mejor tengo que reconocer que en la Historia han ocurrido conspiraciones. Pero a partir de ahora no va a haber ninguna más, ¿entendido?
    — Escéptico hablando en sus artículos sobre conspiranoias.
    Jamás una agencia de inteligencia de ningún país ha hecho nada. Todo y siempre son accidentes fortuitos, que eres un conspiranoico, hombre.
    — Experto muy listo en política internacional corrigiendo a un conspiranoico.
    Las conspiraciones no existen. Los conspiranoicos son unos malvados embusteros. Los conspiranoicos han formado una conspiración para engañarnos, haciéndonos creer que existen las conspiraciones. Pero entonces existe al menos una conspiración: la de los conspiranoicos para hacernos creer que existen las conspiraciones. Y entonces…
    — Escéptico haciéndose un trabalenguas.
    Si hubiese sido una conspiración del Gobierno, hubiesen dejado huellas.
    — Escéptico refutando una teoría.
    Si hubiese sido una conspiración del Gobierno, lo hubiesen hecho mejor y no hubiesen dejado huellas.
    — Escéptico diez minutos después de haber dicho lo anterior.
    La Navaja de Occam demuestra que Stalin no pretende matarme. Tus conspiranoias son bastante absurdas. Y seguro que ahora dirás que Elvis vive.
    — León Trotsky el 20 de agosto de 1940.
    ¿Una conspiración para expulsarnos de nuestras tierras? La Navaja de Occam demuestra que eso es una ridícula teoría conspiratoria completamente absurda. Y supongo que ahora me dirás que Elvis vive.
    — Palestino hablando con otro en 1946
    No seas conspiranoico. Las precauciones que tomamos son suficientes.
    — Carrero Blanco el 19 de diciembre de 1973
    ¡Anda! Ahora resulta que la CIA sí conspira. ¡Y yo que había pedido este puesto de trabajo para no dar golpe!
    — Empleado de la CIA su primer día de trabajo
    Los conspiranoicos son unos malvados que creen en teorías absurdas y sin fundamentos. Hay gente tan tonta que cree en OVNIs, telepatía, espiritismo, conspiraciones, astrología, etc…
    — Escéptico hablando de lo suyo.
    Pero, ¿cuándo he dicho yo que las conspiraciones no existen? Donde dije digo, digo Diego.
    — Escéptico diez minutos después de haber dicho lo anterior.
    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — George Bush hablando de los atentados del 11-S.
    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Nerón hablando del incendio de Roma.
    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Adolf Hitler hablando del incendio del Reichstag.
    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Adolf Hitler hablando de Auschwitz.
    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Adolf Hitler hablando de… bueno, ¡hay tantas coas!
    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Jorge Rafael Videla hablando de los desaparecidos.
    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Felipe Gónzalez hablando del GAL.
    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Dirigente de ETA hablando de la desaparición de Pertur.
    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Stalin hablando de la muerte de Trostky.

  15. My spouse and I absolutely love your blog and find
    almost all of your post’s to be just what I’m looking for.

    Would you offer guest writers to write content to suit your needs?
    I wouldn’t mind writing a post or elaborating on a number of the subjects you write with regards to here. Again, awesome web log!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s